sábado, 13 de abril de 2013

EVOLUCION DE LA LENCERIA Y CORSETERIA

Haciendo un repaso de la evolución del sujetador, enseguida vemos una trasformación vertiginosa, ligada a los usos de cada estilo de vida,  y de cada época.
Desde Creta, 1700 años a. C,  con la idea de sujetarlo, seguido por las romanas, que  le añaden una connotación más... las mujeres bárbaras no llevaban nada, así pues, para las  romanas además de sujeción, significaba ser civilizadas. 


Se modifica para aplastar la parte superior, como todo lo contrario,... se cuenta  que Catherine de Médicis puso en vigor la prohibición de a las "cinturas anchas", para asistir a la Corte Real de Francia, iniciándose una tortura más para las mujeres, con corsés que estrechaban cintura, realzando el busto... incómodos y dolorosos....provocando problemas para respirar, menstruales, abortos,  y con más de un desmayo, cuando menos.

Desde 1960, se han adaptado materiales según se perseguían objetivos,  mejorando materiales, elasticidad,...mejorando la adaptación  a la prenda.
La aparición de la tela elástica, fue considerado muy liberador para la mujer, pues dejaban de ser tejidos sin formas, rígido, y se apaptaba al pecho, permitían actividades como correr,  libertad de movimientos,  trabajo duro, ó en la vida cotidiana, sin estar siempre pendiente de dicha prenda.

www.alealenceria-intimo.es
Siguenos en Facebook
Maria Intimo
Alea Lenceria Zaragoza
Así que desde los "strophium" como llamaron las romanas a ésta banda de lino que se cruzaba sobre el busto para ajustarlo, pasando por el corsé y sus aliados como los miriñaques, autenticas carcasas metálicas para dar volumen a las faldas, hasta los actuales sujetadores de diferente tallas y medidas, culottes, tangas, braguitas, fajas moldeantes, tejidos amables, adaptables. 
Un auténtico calvario, para todas las que nos han precedido, en muchos casos, y una gran diversidad, para la mujer actual.
De esta manera redimos admiracion a tod@ los que de una forma, ú otra, han innovado en ésta prenda,   como  Mary Jacobs, Ida Rosenthal, hasta nuestros días, y muchos más...

Y recuerda, cabeza alta, cuerpo erguido, sonríe,  quiérete, la vida te lo agradecerá.